fbpx

El Error de Buscar la Felicidad Consiguiendo Cosas

Vivimos en un tiempo donde prima “conseguir cosas”:

“Me gustas” de Instagram. El último iPhone. Un ascenso. La pareja perfecta.

En ese ansia de tener más, pasamos la mayor parte de nuestros días en el futuro, en aquello que queremos, en aquello que aún no tenemos, nos olvidamos de vivir en el momento presente.

Conozco gente que en su vida se ha vuelto muy capaz de conseguir todo lo que se propone: metas de su negocio, la casa, el coche, viajes de ensueño. Se han especializado en la ciencia del “conseguir” que tantos autores tratan:

Los 7 hábitos de la gente de éxito, Cómo ganar amigos e influir en las personas, El Camino al Éxito. Son libros muy buenos, pero todos se centran en las necesidades de nuestro ego, no hablan de cómo ser feliz.

Hace poco una amiga que había conseguido muchas de sus metas profesionales e incluso personales, me confesó que estaba cansada de correr, de mirar constantemente al futuro, al siguiente objetivo a cumplir. Había olvidado quién era y qué le hacía feliz.

Otro amigo tenía miedo de caer en la depresión si no estaba constantemente cargándose de trabajo y planes a futuro.

La ansiedad y la depresión, son dos extremos de un problema común. Nos olvidamos de quiénes somos y evitamos mirar hacia adentro.

Ambas cosas nos colocan en el papel de víctima. Cometemos el error de creer que lo que ahora somos y tenemos no es suficiente, que necesitamos conseguir algo en el futuro o recuperar algo del pasado para ser felices.

Recuerdo durante uno de esos momentos en los que todo parecía derrumbarse y, casi por accidente, salí por un momento de mi papel de víctima poniéndome al servicio de otros.

Fui a ayudar como voluntario a un banco de alimentos y sin embargo, recibí mucho más en ese lugar: el volver a reconocerme como útil, capaz de contribuir y aportar valor.

En los días siguientes, como caído del cielo, llegó un proyecto profesional que cubriría los gastos más urgentes.

La vida es muy sabia y siempre te traerá aquello que es coherente con el rol que hayas decidido adoptar, consciente o inconscientemente. Tienes el poder de cambiar ese papel: yendo a contribuir a una causa o practicando ejercicios de gratitud a diario.

Encuentra un lugar que empodere a la gente, ponte al servicio de tus compañeros y allí, viviendo en el momento presente, recordarás quién realmente eres y el poder que tienes para influir en tu vida.

Los logros y conseguir cosas es importante en el mundo en el que vivimos, para asegurar tu vida material y el futuro de tu familia, pero si te encuentras viviendo en uno de los dos extremos: con ansiedad, con sensación de no tener suficiente o en lo contrario, la depresión, entonces es es hora de volver al momento presente y buscar hacia adentro esas cosas que te hacen feliz.

Seguramente descubras que desde allí, incluso lograr metas resulta mucho más fácil y requiere menos esfuerzo.

Deja un mensaje