fbpx

Recupera el Control

Desde pequeños nuestro entorno y la sociedad trata de marcarnos pautas de lo que supone que debemos hacer con nuestras vidas para conseguir una seguridad material y financiera. En los entornos más conservadores, se enseña que hay que llegar a la universidad, obtener un título, sacar buenas notas y comenzar desde abajo en la pirámide corporativa, esperando que según los años pasan nuestros esfuerzos y experiencia suban de nivel a otro de los escalones predefinidos, donde nos espera un incremento de salario estándar y quizá algún beneficio no-salarial como un seguro médico o un aumento de la cotización a la seguridad social. Mucha gente se encuentra cómoda en este molde, construye su vida alrededor de ese salario bruto anual, escucha la radio durante la hora de atasco por la mañana o habla por el manos libres durante la hora de atasco de la tarde. Reservan sus vacaciones durante los 20 días preestablecidos y pagan rigurosamente su hipoteca. Si consiguen juntar dos salarios, incluso pueden ampliar su hipoteca con una casa en la sierra o en la playa donde llevar a sus hijos una vez al año.

Ese comfort que te da el tener un “puesto de trabajo” a cambio de un salario predefinido, que alguien se encargue de “poner” o encajar tus habilidades y perfil en un molde de trabajo para que la maquinaria de la empresa funcione, tú solo tienes que preocuparte de realizar las tareas que te asignan y despreocuparte del resto.

¿Qué ocurre si un día, la maquinaria deja de funcionar? Los de arriba no consiguen generar valor porque la sociedad y la economía necesita algo diferente a la misión con la que la empresa fue creada o nuevas tecnologías aparecen haciendo tu trabajo obsoleto o la competencia se lleva los clientes de tu empresa y los puestos de trabajo necesarios para mantener el negocio se reducen, incluyendo el tuyo.

En ese momento dirás, volveré a hacer lo que me enseñaron, tengo mi título, mi experiencia en un puesto de trabajo y perfil, así que actualizaré mi curriculum y comenzaré a enviarlo a todas las empresas que pueda, esperando encajar en un molde similar.

Pero el momento nunca llega, las semanas pasan y lo único que recibes son ofertas de trabajo donde pagan una miseria, haciendo tareas que te hacen sentir como si toda la experiencia y tiempo que has pasado trabajando como empleado no ha servido para nada.

Ha llegado el momento de recuperar el control de tu vida, de dejar atrás la actitud pasiva esperando a que alguien nos encuentre un puesto en la sociedad y en el mercado laboral.

Deja de culpar a otros de tu situación

El primer paso para recuperar el control de tu vida es dejar de culpar a otros de la situación en la que te encuentras, no podremos hacer nada para cambiarla si no estamos convencidos de que donde estamos y donde queremos llegar dependen de nosotros y de nadie más.

Estoy hablando de cosas como: “La economía está muy mal”. “Mi jefe me prometió un aumento”. “Las agencias están reduciendo personal”. “He enviado 100 curriculums y nadie me coge”.

La culpa como tal nunca te traerá resultados positivos, ni dirigida hacia otros, ni dirigida hacia ti mismo. Asume y acepta que tú eres el único responsable de las decisiones que has tomado en tu vida y que has hecho lo mejor que sabías hacer, con la información y recursos a tu disposición. ¿No ha sido suficiente? Está en tu poder el equiparte de nueva información y de nuevos recursos para dirigir tus próximos pasos.

Adopta una postura activa

Enviar curriculums no es una postura activa, esperar a que alguien vea nuestro perfil y se de cuenta de lo maravillosos que somos tampoco lo es. Decide qué es lo que quieres conseguir y ponte a trabajar para ello. ¿Tu objetivo es ese puesto de marketing en una multinacional? Averigua cuáles son sus productos, descubre quiénes forman parte del equipo actual, equípate de toda la información necesaria para poder presentarte de forma proactiva a ese equipo.

Ofrece valor

Si quieres formar parte de la plantilla de una empresa, tienes dos opciones, encontrar a esa empresa en un proceso activo de selección, básicamente la empresa es la proactiva en este caso, su negocio está en expansión, tienen un modelo que funciona y genera valor y han hecho el trabajo necesario para descubrir que necesitan uno o varios perfiles para que la maquinaria funcione, están buscándolos. En este momento tu perfil llega a la mesa, tu objetivo es satisfacer el mayor número de requerimientos que ya han sido definidos por ellos, ese es el valor a aportar.

La segunda opción y la más efectiva en tiempos de crisis es no esperar a procesos activos de selección. ¿Quieres formar parte de una plantilla? Descubre qué es lo que la empresa necesita. Toda empresa necesita algo aun en tiempos de vacas flacas. Puede que sean nuevos canales de venta, o mejorar la efectividad de los existentes. Quizá pueden optimizar sus costes financieros. Haz los deberes, averigua todo lo que puedas sobre la empresa en sus perfiles públicos, trata de acercarte a sus actuales empleados.

Una vez tengas suficiente información, ofrece valor, no busques trabajo, si lo que ofreces es útil para la empresa, el trabajo llegará, tengan o no tengan procesos de selección activos.

Piensa diferente

Solo porque hayas pasado cinco años en un puesto de trabajo no significa que sea lo único que puedas hacer en la vida para ganar dinero. En mi blog encontrarás muchos ejemplos y casos prácticos de cómo generar ingresos sin necesidad de tener un puesto de trabajo. Dedica un tiempo a explorar tus fortalezas y aquello que te gusta, consúltalo con tus amigos o con tu pareja, te sorprenderá averiguar algunas cosas de ti mismo, cualidades que pueden ser muy valiosas para construirte una fuente de ingresos alternativa y diferente a todo lo que has hecho hasta ahora.

En este caso, también necesitarás tener muy presente el punto anterior, sólo aportando valor conseguirás generar ingresos.

Nunca te rindas

El fracaso no existe como opción a menos que nosotros mismos, de forma consciente, decidimos rendirnos.

Si has tomado la responsabilidad de tu situación y has comenzado a trabajar activamente en tus objetivos, el éxito es sólo cuestión de tiempo, mantener ese esfuerzo activo y mantener una actitud positiva. Durante ese tiempo, una de las cosas más importantes es mantener nuestros recursos materiales y mentales, esos recursos son como tropas que nos acompañarán para llevar a cabo lo necesario para conseguir nuestro objetivo y tenemos que cuidarlas durante todo el camino.

¿Te has encontrado alguna vez acomodado, dejando que otros dicten en cuestiones clave para tu futuro personal? ¿Qué situación o parte de tu vida crees que es necesario traer y mantener bajo tu control?

Comparte tus comentarios abajo.

Deja un mensaje