fbpx

Vivir en Un Mundo Libre de Contaminación Plástica

Vertemos 200 kgs de plástico al mar cada segundo.

Representan 8 millones de toneladas al año.

Una parte de estos deshechos se disuelve en cuestión de meses, pero gran parte de ellos permanecerá en la naturaleza durante cientos de años, comenzando un ciclo en nuestra cadena alimentaria.

Durante este ciclo, los microplásticos serán consumidos por especies marinas, que a su vez servirán como alimento para otros animales y, en algún momento, llegan a los supermercados donde compramos alimentos.

El ciclo se cierra a medida que ingerimos los plásticos y estos tienen un efecto desastroso en nuestra salud.

Mientras esto sucede, cada año continuamos aumentando nuestra producción, dependencia y exposición a estos materiales.

Pude ver y experimentar de primera mano esto hace un par de años, viviendo una temporada en Tailandia con mi novia, en la isla de Ko Phangan.

Todor at Ko Phangan

La playa de Ko Phangan

Era un paraíso natural, vivíamos en una cabaña con vista al mar y cada mañana bajábamos a la playa.

El primer día nos sorprendió la cantidad de basura que había en la arena: bolsas, colillas de cigarrillos, contenedores de tetrabrik y otros residuos de plástico.

Los lugareños recogían y limpiaban la basura todas las mañanas de la playa, pero durante el día y la noche, el agua seguía trayendo más, no daban abasto.

Es muy impactante ver en primera persona la escala de lo que estamos haciendo con el planeta.

A nuestro regreso de Tailandia, comenzamos a ser más conscientes de la basura que generamos en casa:

  • Reciclamos todo en contenedores de residuos separados.
  • Evitamos envoltorios de plástico siempre que podemos, especialmente los de un solo uso. Como consumidores, tenemos el poder de elegir y cambiar los hábitos de las empresas.
  • Empezamos a traer nuestras propias bolsas de fruta reutilizables al supermercado, a los cajeros les encantan, puedes encontrarlas en Amazon. Al cabo de dos meses de llevarlas vimos que Carrefour colgó un poster invitando a la gente a traer sus propios envases y bolsas.
  • Compramos un filtro de agua para no tener que comprar agua embotellada y además ahorrarnos dinero al cabo del tiempo. El mejor que encontramos es eSpring.
  • Compramos un robot aspirador que ahorra energía, tiempo y agua en la limpieza, con este cable como accesorio.

Te recomiendo también el libro de Shane Parrish “Mental Models” donde podrás descubrir cómo piensan las personas con más éxito en diferentes sectores, algunos de los cuáles se aplican también a este tema.

Son algunos pequeños hábitos que son fáciles de incorporar a nuestra vida diaria y, entre todos, pueden tener un impacto significativo en nuestro entorno.

Acabo de lanzar un curso para crear conciencia sobre la cantidad de basura que producimos y en qué medida afecta al planeta en el que vivimos.

Contiene conocimientos prácticos como los consejos anteriores que pueden ayudarte a vivir de una manera más consciente. La Tierra es el único hogar que tenemos, y ahora es más importante que nunca cuidarlo.

Puedes obtener mi curso aquí: Introduction to Zero Waste Living, el enlace tiene un cupón para que puedas obtenerlo gratis por ser uno de los lectores de mi blog.

Nos llevó más de tres meses producirlo junto con mi pareja y ahora lo estamos ofreciendo sin coste con el objetivo de difundir el mensaje, espero que te resulte útil, por favor compártelo y me encantará conocer tu feedback.

 

Deja un mensaje